UNA TARDE EN EL CAAM

UNA TARDE EN EL CAAM

UNA TARDE EN EL CAAM

   Nuestro grupo del proyecto Bosco Educa del barrios del Polvorín acudió al Centro Atlántico de Arte Moderno para conocer el museo y realizar talleres del proyecto. El encuentro de un niño con un museo suele estar investido de una especie de aura que pronto nos aleja de este tipo de centros. Desde que entramos en un museo de pequeños, casi siempre desde el colegio, lo primero que nos dicen es lo que no debemos hacer (hablar alto, tocar , correr…) de manera que ese edificio se convierte en un templo y todo lo que alberga en sagrado. 

  Como objeto sagrado, el arte pasa a ser algo extraño, lejano y no un familiar mecanismo de comunicación y los museos se quedan en un capítulo aparte, el de los lugares de obligada visita, pero sólo en el contexto de un viaje turístico. Barrios recupera el arte como un modo natural de exploración del entorno y de expresión en torno a esa exploración. Por ello decidimos llevar a nuestro grupo del barrio de San Cristóbal al CAAM para ayudarles a desmitificar esa idea preconcebida del museo como templo y que vieran hasta qué punto el museo necesita de sus visitantes para tener sentido.

  Por ello, les enseñamos nuestro departamento (Departamento de Educación y Acción Cultural), realizamos algunas piezas para el día de la Tómbola y sobre todo les pedimos que observaran igual que lo hacían con su barrio en anteriores sesiones para que llegaran a la conclusión de que las obra de arte expuestas son un producto de la observación y la necesidad de comunicación de otros a los que llamamos artistas.