UN PROYECTO CON LA ASOCIACIÓN DE VECINOS LA VEGA DE SAN JOSÉ

UN PROYECTO CON LA ASOCIACIÓN DE VECINOS LA VEGA DE SAN JOSÉ

UN PROYECTO CON LA ASOCIACIÓN DE VECINOS LA VEGA DE SAN JOSÉ

    Hoy iniciamos nuestro periplo por el proyecto con un grupo de niños de la Asociación “Mensajeros de la Paz” del barrio de San José, con quienes trabajaremos en la Asociación de Vecinos de la Vega de San José, es decir, nada más empezar el proyecto ya tenemos una conexión: la de un grupo de niños que realizan actividades en una asociación vecinal que destina su tiempo y recursos a la ayuda a los demás. Al margen de sus diferentes actividades, periódicamente a esta asociación acuden vecinos del barrio a recoger alimentos que desde aquí se han ido organizando y almacenando cuidadosamente en un espacio habilitado a tal efecto. Es un buen punto de partida para que nuestro grupo conozca la verdadera naturaleza de un barrio más allá de su distribución urbanística, sus edificios, servicios, etc… Su barrio son sus gentes, su experiencia cotidiana, las pequeñas historias que pueden contar, su relación y capacidad de solidaridad para ayudarse unos a otros lo que constituye el verdadero motor de su hábitat.

     Esta idea nos sirve para presentarnos a un grupo de 14 niños de entre 7 y 12 años, residentes de la zona o alrededores y estudiantes de colegios también cercanos (CEIP Gutiérrez Rubalcava, CEIP Cervantes o algo más distantes como el Colegio San Ignacio de Loyola). Los coordinadores y monitores nos dirigimos a ellos con un doble objetivo: explicarles el sentido que tiene que, a pesar de trabajar en un museo, empecemos con ellos todo un proyecto fuera del mismo, y cómo ellos se van a convertir además en la parte fundamental del mismo. Para ello deben ser conscientes de los procesos que vamos a seguir, del cuerpo de talleres que vamos a llevar a cabo con ellos, de cómo esos trabajos de esos talleres irán conformando una serie de piezas destinadas a una exposición en la calle y posteriormente a una gran tómbola. Se trata de que vean la naturaleza de “Barrios”: un proyecto para verse a sí mismos como miembros de una comunidad y como observadores de la misma para generar en ella una identidad, y todo, con el arte y la creatividad como ejes conductores.

     Tras las presentaciones y explicaciones comienza la toma de contacto con el arte, una toma en la que debemos apelar a su capacidad de exploración, de improvisación, de estudio de lo nuevo, en este caso con unos cuantos colores con los que empiezan a hacer sus primeros ejercicios. Podría parecer algo banal, pero en realidad es el principio de todo: el arte es un lenguaje con el que materializamos ideas y percepciones, es lógico pensar que los materiales que vamos a utilizar sean objeto de estudio en cuanto a sus posibilidades de expresión.