NUESTRO BARRIO: OBSERVANDO Y ANALIZANDO LO COTIDIANO

NUESTRO BARRIO: OBSERVANDO Y ANALIZANDO LO COTIDIANO

OBSERVANDO Y ANALIZANDO LO COTIDIANO: NUESTRO BARRIO

     Tenemos tan automatizado los recorridos que hacemos en nuestro entorno que apenas reparamos en ellos, un hecho que reflejamos en nuestros menores. De la casa al colegio, del colegio a casa, pasando de vez en cuando por la tienda de alimentos, parando de vez en cuando por alguno de los parques. Nuestro entorno cotidiano nos es desconocido precisamente por ser el más cercano y por lo tanto el más fácil de obviar. 

    En la jornada de hoy hemos invitado a nuestro grupo de niños a que se piensen sobre su propio entorno vital y que detengan delante de esa realidad cotidiana para que reflexionen sobre ella y la miren con otra perspectiva. No es lo mismo hablar o dibujar sobre lo que creemos saber, que observarlo detenidamente con nuestros propios ojos para darnos cuenta cómo pueden verse las cosas desde otro punto de vista. 

     A este respecto, invitamos a nuestro grupo a salir al patio de la Asociación de Vecinos de la Vega de San José para que vieran y dibujaran los edificios, los árboles, las farolas, y cualquier otro pequeño o gran detalle, que en su mente tiene la forma de un sencillo cubo o un árbol simétrico, para que vieran cómo cambia todo visto desde abajo, cómo se altera el “cubo” de un edificio por la perspectiva, o cómo las plantas presentan las irregularidades lógicas de un ser vivo. Conocer es observar y replantearse, no dar por sentado sobre ideas preconcebidas.

Por otro lado, hicimos que cada niño pensara sobre los recorridos que les son afines, la estructura urbana que recorren en su cotidianeidad, para recrearla en dibujos que juntos, formarán un plano de “su barrio”, visto desde la perspectiva de un niño que observa con su propia mirada.