Claude Monet.  Impresión, sol naciente, 1872

Impresionismo

El término Impresionismo fue introducido por los críticos de arte del siglo XIX en Francia, para designar, de un modo peyorativo, a una serie de pintores cuyos métodos pictóricos no se correspondían con lo que se supone que debía ser lo “adecuado”. Estamos acostumbrados a pensar que el arte de calidad es aquel que reproduce la realidad como un espejo,  el artista pinta lo que ve de manera fiel, y que además intenta perfeccionar ésta por medio de la belleza. Pero algunos artistas franceses del siglo XIX pensaban que con la pintura se podía estudiar la realidad, y sobre todo los constantes cambios que se producen en todo lo que nos rodea.

Así, algunos pintores franceses de finales del siglo XIX buscaron más pintar la luz de un objeto que el objeto en sí, y para ello usaron técnicas prácticamente novedosas hasta entonces: la colocación de los colores en el lienzo, sin mezclar, unos al lado de otros para que los mezclara nuestra mirada, y no el lienzo, y pinceladas muy cortas, rápidas y espontáneas, que simulaban los constantes cambios de luz de la naturaleza.  Ellos pretenden captar el encanto del momento.

Esto explica el término impresionismo, ya que los colores se nos muestran como manchas o impresiones dadas aparentemente al azar.

Esta fue la técnica elegida por pintores como Claude Monet, Pierre-Auguste Renoir, Camille Pisarro o  Edgar Degas.

Claude Monet.  Impresión, sol naciente, 1872

Claude Monet. Impresión, sol naciente, 1872

Museo Marmottan Monet. París

Hemos encontrado una página que puede ser de vuestro interes, pincha aquí si quieres descubrirla