El autorretrato, la cercanía y la identidad

El autorretrato, la cercanía y la identidad

    El arte es un producto que revela una determinada identidad, la del espacio que nos rodea, el cual se ha ido modelando desde nuestra idiosincrasia y nuestros modelos culturales, reflejados en nuestro espacio vital. Sin embargo es importante recordar que el arte también puede servir para el análisis de uno mismo.

    En este sentido, hemos invitado a los niños a que hagan uso de la observación para eliminar algunos prejuicios o etiquetas, en concreto la de la forma que le damos a nuestro propio rostro cuando nos dibujamos. Lejos del modelo del óvalo “relleno” de ojos, nariz y boca, hemos hecho que los niños partan de cero, se miren así mismos reflejados y lleven a cabo el primero de los análisis que podemos hacer como personas: el de uno mismo.

   Para ello, hemos incorporado además la tinta china como un elemento de experimentación. Los retratos resultantes son así producto de dos de los elementos más importantes del arte: la observación y la experimentación.